Los rasgos que TENA RAMÍREZ describe son los siguientes:

a) El refrendo, que consiste en la exigencia constitucional de que las leyes, los decretos, reglamentos y órdenes del titular del Ejecutivo, para que tengan plena validez y sean obligatorios, deben estar firmadas por el secretario del ramo de que se trate, pues de no ser así, dice el art. 92 constitucional, no serán obedecidos.

El refrendo exige, por tanto, la adhesión de la voluntad del secretario respectivo a la voluntad del titular del Ejecutivo, lo que constituye un principio de corresponsabilidad y pudiera ser un mecanismo de previsión en contra de abusos o excesos del Presidente.

Sin embargo, puesto que el Presidente designa o remueve libremente a los secretarios de Estado, al negarse éstos a refrendar alguna disposición presidencial son depuestos y sustituidos por quienes estén dispuestos a otorgar sus firmas a la disposición presidencial.

Pero no son las normas constitucionales las únicas que organizan y regulan la actividad Por debajo de esa misma jerarquía de normas se encuentran otras, que en México son la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos y por debajo de ésta, el Reglamento 'Para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos.