Brevísima historia de la Argentina

textos de Félix Luna

Pasó más de medio siglo después del descubrimiento de América antes de que el actual territorio argentino fuera reconocido y poblado. Aunque ya en 1536 se estableció un asentamiento en el lugar donde luego se levantaría Buenos Aires, éste fue breve y la mayoría de sus habitantes se trasladaron a Asunción, río Paraná al norte. Recién hacia 1550 se hicieron expediciones al norte de nuestro país y se hicieron las primeras fundaciones: Santiago del Estero en 1554 y Córdoba en 1573. Estos núcleos venían del Alto Perú y del Perú; luego se sumó otra corriente proveniente de Asunción, que fundó Corrientes, Santa Fe y Buenos Aires en 1580. Y también llegaron españoles del otro lado de los Andes, que se establecieron en San Juan, San Luis y Mendoza.
A fines del siglo XVI ya estaban asentadas las ciudades que formarían la estructura poblacional española, pues a las ciudades mencionadas se agregaron La Rioja, Catamarca, Jujuy, Tucumán y Salta. La conquista de estos territorios no fue, en general, violenta, y los indígenas sometidos pasaron a ser la mano de obra barata del conquistador, que naturalmente trajo su idioma, su religión, sus costumbres, sus creencias, su organización jurídica y eclesiástica. Estos vastísimos territorios dependían del Virreinato del Perú y se dividían en las gobernaciones de Buenos Aires, Asunción y Córdoba del Tucumán. Como no existían en estas tierras yacimientos de metales preciosos, su economía se basaba en la producción de algodón y viñas así como la cría de mulas para consumo de las minas altoperuanas; en cuanto a Buenos Aires, boca de entrada de estos territorios, vivía del contrabando, sobre todo de esclavos.
En 1776, una nueva concepción de la naturaleza de la riqueza de las naciones, movió a los Borbones a crear el Virreinato del Río de la Plata, con cabeza en Buenos Aires. Para entonces, la enorme cantidad de vacunos en las pampas había creado una nueva fuente de producción: los cueros, que se exportaban copiosamente. La nueva entidad virreinal comprendía, además de las regiones fundadoras, el Alto Perú, Paraguay y la Banda Oriental, con cabeza en Montevideo. El carácter privilegiado de Buenos Aires dio lugar a la formación de una burguesía comercial rica y emprendedora, así como una trama administrativa que secundaba a los sucesivos virreyes.
En 1806 y 1807 dos invasiones inglesas a Buenos Aires fueron rechazadas por sus vecinos. Estos triunfos afirmaron la identidad de la ciudad porteña y permitieron armar a los criollos en regimientos. Contemporáneamente, los problemas políticos de España llevaron a muchos sectores del Virreinato a cuestionar la dependencia a la metrópolis. Por otra parte, el comercio con otras naciones mostraba las ventajas de un tráfico libre. Estos factores se potenciaron cuando en mayo de 1810 llegó la noticia de que el territorio de la península estaba totalmente ocupado por las tropas de Napoleón.

© copyright robertexto 2001-2015